Comentarios, Reflexiones

Son muchos los que utilizan pasajes cortos y versículos tomados de por aquí y de por allí para probar doctrinas que expresen a la gente lo que desean escuchar, en vez de decirles lo que necesitan saber.

De esa manera se ha ido desarrollando en los últimos tiempos un evangelio diferente (falso), que es de carácter acomodaticio, porque busca quedar bien con todos y en general resulta bastante flexible y se adapta a las necesidades y gustos de quienes lo siguen. No confronta ni expone el pecado y menos ofende al pecador, más bien es todo lo contrario, atrae porque es atractivo, amigable y dulce, en realidad es todo amor, porque Dios es amor y además Él ama a todo el mundo. Un evangelio demasiado bueno como para ser verdad, pero que en realidad no dice la verdad, cuyas promesas solo arrastran a satisfacer necesidades humanas por humanos. Continue Reading

Reflexiones

la-mala-noticia

Existen sitios informativos en Internet que son muy particulares. En ellos sólo se publican noticias alegres, tales como: “Niño logró su sueño de conocer a Batman”, o “Un perro salvó a otro de ser atropellado en una autopista”. Cosas así.

No me sorprende ver la mentalidad detrás de estos Continue Reading

Profundizando en las Escrituras

en equilibrio

A menos que el Espíritu Santo bendiga la Palabra, nosotros que predicamos el evangelio somos de todos los hombres los más dignos de lástima, porque hemos intentado una tarea que es imposible. Hemos entrado en un ámbito en el que solo lo sobrenatural funciona. Si el Espíritu Santo no renueva los corazones de nuestros oyentes, nosotros no podemos hacerlo. Si el Espíritu Santo no los regenera, nosotros no podemos. Si él no envía la verdad a morar en sus almas, sería como si habláramos al oído de un cadáver.                            Charles Spurgeon

La locura de la predicación es el instrumento agradable a Dios para la Continue Reading

Profundizando en las Escrituras

campo de trigo

En el evangelio, Dios revela la profundidad de nuestra necesidad de Él. Nos muestra que no hay nada en lo absoluto que podamos hacer para llegar a Él. No podemos fabricar nuestra salvación. No la podemos programar. No la podemos producir. Ni siquiera la podemos iniciar. Dios tiene que abrir nuestros ojos, liberarnos, vencer nuestra maldad y apaciguar su ira. Él tiene que venir a nosotros. David Platt

Continue Reading